¿Tarifa fija o Tarifa variable? A veces es difícil decidirse. En este artículo te contamos exactamente qué es cada una y cuáles son sus pros y contras.

Tarifa variable vs Tarifa fija: ¿cuál te conviene?

Seguramente habrás oído hablar sobre las tarifas de luz fijas y las tarifas de luz variables. De hecho, cada una de estas tarifas tienen ciertas particularidades que impactan directamente en tu factura de luz y en tu ahorro.

En nuestra misión de ayudarte a tomar decisiones informadas respecto a tu factura de luz, en este artículo vamos a explicarte exactamente qué es una tarifa de luz fija, qué es una tarifa de luz variable, sus pros y contras y cuál te conviene más en función de tus hábitos de consumo.

¡Empecemos por el prinChippio!

¿Qué es una tarifa fija?

Una tarifa de luz fija es aquella en la que pagas un precio fijo por cada kWh en cada uno de los tramos (punta, llano y valle), de forma que no tu factura no está sujeta a las fluctuaciones del mercado de la luz.

Estos precios por kWh en cada uno de los tramos vienen determinados por tu comercializadora y estipulados mediante un contrato en el que se especifican cada uno de ellos.

Por tanto, conocerás el precio del kWh con antelación y este nunca cambiará a menos que tu contrato se termine y/o que la comercializadora decida aplicar cambios en sus tarifas.

¿Qué es una tarifa variable?

Por otro lado, una tarifa variable es aquella que está sujeta al precio del mercado (en el caso de España es la Red Eléctrica de España). Esto quiere decir que su precio fluctúa cada mes en función de la demanda eléctrica que hay, y por lo tanto hace que el importe de tu factura vaya también variando en función de esos factores.

Es decir, en los meses de invierno o de verano el precio del kWh suele ser mayor ya que se usan más calefacciones eléctricas o aires acondicionados, generando una demanda más elevada de electricidad. Sin embargo, en los meses en los que el clima es más templado y la demanda eléctrica es menor, pagarás bastante menos que con una tarifa fija.

Pros y contras de una tarifa de luz fija

Pros:

  • Siempre sabrás a cuánto pagas el kWh
  • No tendrás que preocuparte de la fluctuación del mercado


Contras:

  • Siempre pagarás más que con una tarifa variable, puesto que los precios siempre están algo inflados para controlar las fluctuaciones del mercado
  • En los meses en los que haya una demanda eléctrica menor, pagarás bastante más que si tuvieras una tarifa variable

Pros y contras de una tarifa de luz variable

Pros:

  • En los meses de menos demanda pagarás bastante menos que con una tarifa fija (lo que hace que a largo plazo siempre sea la opción más rentable)
  • Los precios del kWh son los mismos que los que establece el mercado (sumándole un pequeño margen que suelen añadir las comercializadoras)


Contras:

  • Tu tarifa es más dependiente y vulnerable a los movimientos y las fluctuaciones del mercado (para bien o para mal)
  • Durante los meses con más demanda de luz, es posible que pagues más que si tuvieras una tarifa fija
Una tarifa de luz fija siempre será más cara que una variable a lo largo del tiempo


¿Por qué es mejor contratar una tarifa variable?

Una tarifa de luz variable siempre es la mejor opción a largo plazo, ya que aunque habrá algún mes en el que pagarás más que con una tarifa fija, no será el caso durante la mayor parte del año.

Un ejercicio fácil sería sumar todas tus facturas y hacer un análisis a finales de año. Si comparas, una tarifa variable siempre terminará siendo más económica aunque hayas pagado puntualmente facturas más caras que si tuvieras una tarifa fija.

Esto se debe principalmente a que una tarifa variable depende totalmente del precio del mercado, mientras que en una tarifa fija los precios del kWh cuentan con un precio fijo y pactado con anterioridad. 

El motivo por el cual una tarifa fija tiene los precios inflados es el siguiente: imagina que el mercado de la luz se desestabiliza mucho (o sea, que el precio de la luz se encarece desmesuradamente). Esto podría causaría pérdidas a las empresas eléctricas dado que comprarían la luz con un precio más caro del que la están vendiendo. Añadiendo un margen más elevado que el que tendrías con una tarifa variable, pueden cubrirse las espaldas en caso de que esto ocurriera. 

Sin ir más lejos, es lo que ocurrió con la Borrasca Filomena a principios de 2021. A pesar de que prácticamente todo el mundo experimentó un aumento importante en su factura de luz, las comercializadoras tuvieron fuertes pérdidas porque compraron la electricidad a casi el doble de precio de lo que habían presupuestado, sin poderla cargar a los clientes porque tenían una tarifa fija.

La Tarifa Transparente de Chippio, por ejemplo, energía a precio de coste y una Hora Gratis de luz cada día por sólo 3,90€/mes, ¡una tarifa aLUZinante! :)

¿Y qué es una tarifa plana de luz?

Como te imaginarás por su nombre, es una tarifa en la que pagas un precio fijo cada mes y con la que puedes consumir luz de forma ilimitada.

El precio de tu tarifa plana variará en base a tu historial de consumos y las comercializadoras que ofrecen este tipo de tarifas deben hacer un estudio personalizado de tu caso antes de darte la cuota. Además, en caso de que tu consumo aumente mucho de un año a otro, revisarán tu cuota y la encarecerán.

Un poco como ocurre con una tarifa fija, con una tarifa plana siempre pagarás mucho más por el kWh que si estuvieras en una tarifa variable. Las comercializadoras, al final, deben asegurarse de que saldrán beneficiadas de una tarifa así, por lo que siempre subirán el precio para asegurarse de que así sea.

Con la Tarifa Transparente de Chippio, por ejemplo, tendrás incluso una Hora Gratis de luz cada día que podrás acumular y descontar de la factura que quieras. ¿No te lo crees? ¡Descarga nuestra app y pruébanos! No tienes ninguna permanencia :)

Tarifa de luz 24h

Por último, la Tarifa 24h es una tarifa en la que se ofrece el mismo precio por cada kW consumido independientemente de cuál sea la hora del día.

Debido a los cambios en la tarificación eléctrica surgidos a partir del 1 de junio de 2021, que incluyen 3 periodos (punta, llano y valle), esta tarifa se ha popularizado bastante.

Con ella siempre pagarás lo mismo pero, como ocurre con las tarifas planas o fijas, el precio siempre estará más inflado que con una tarifa variable, por lo que siempre pagarás más.

Conclusiones

Como ves, el concepto de tarifa fija y plana de luz pueden parecer grandes opciones dado que no tienes que preocuparte mucho por los cambios de precio de la luz o incluso por cuándo o cuánta luz gastas. 

Sin embargo, la trampa suele estar en que los precios del kWh son bastante más caros que en las tarifas variables, dado que las comercializadoras necesitan garantizar un beneficio teniendo en cuenta que el precio de la luz siempre fluctúa.

Por eso, una tarifa de luz variable siempre te saldrá más a cuenta y va a ser siempre tu aliada para ahorrar

¿Y tú, qué tarifa tienes en casa? :)


Artículos relacionados

¿Quieres ahorrar?¡Empieza hoy mismo!

Chippio - Chippio app