Inicio
/
Blog
/
Cómo leer el contador de la luz

Cómo leer el contador de la luz

Es posible que algún día te hayas quedado mirando fijamente ese aparato que tienes en casa y que no sólo es difícil de entender, sino que ni siquiera es tuyo. Y no, no hablamos de esa caja de herramientas que te dejaron para arreglar tú mism@ el atasco que tienes en las tuberías, hablamos ni más ni menos que del contador de la luz. Sí, ese aparato que tienes dentro de casa y del que tienes alguna idea de para qué sirve... pero tampoco te queda muy claro por qué está ahí.

En este artículo no sólo te contaremos exactamente qué es, te contaremos en detalle cómo leer el contador de la luz para que deje de ser el gran desconocido en tu casa.

¿List@ para aprender más sobre el sector eléctrico? Nosotr@s estamos deseando contártelo. ¡Empezamos!

¿Qué es exactamente el contador de la luz?

El contador de luz, contador eléctrico o menos comúnmente conocido como vatihorímetro (no, no invocarás a ningún monstruo por leerlo en voz alta) es un dispositivo que mide el consumo de electricidad de un servicio o circuito eléctrico. Por lo general miden el consumo en kWh, que es la unidad más extendida para facturar la luz.

El contador de la luz funciona mediante unas bobinas que producen campos magnéticos. Estos campos producen una potencia que hace girar un disco. A más potencia tienen, más rápido gira el disco y más avanza el contador. Por eso, cuando consumimos más el contador se mueve más rápido.

Por lo general, la inmensa mayoría de contadores hoy en día son propiedad de la distribuidora de luz de tu zona, que cobra un alquiler por ellos (en tu factura se cuenta como “Alquiler de equipo de medida” o “alquiler de contador”), aunque antiguamente podías tener uno en propiedad.

¿Qué tipos de contadores de luz existen?

Hay dos tipos de contadores de luz: analógicos y digitales. En función de si tienes uno u otro, tu distribuidora realizará la lectura de los mismos de una forma distinta, puesto que cada uno usa una forma de medir distinta. Te contamos en más detalle las diferencias:

  • Contador de luz analógico: son los contadores tradicionales. Registran el consumo mediante un contador mecánico y, para realizar la lectura, es necesario que nosotros como clientes aportemos la lectura a la distribuidora (a través de cualquier medio disponible) o que un técnico venga a casa para anotar el consumo realizado.


  • Contador de luz digital: también conocido como contador inteligente, mandan la lectura automáticamente y por vía telemática a la consumidora, así que no es necesario que venga un técnico o que debas proporcionarla tú manualmente. Este tipo de contadores registran el consumo realizado cada hora.

¿Cómo leer tu contador de luz?

Ahora que ya sabes qué es, para qué sirve y qué tipos hay, viene la parte más importante: ¿cómo puedo leer mi contador de luz?

Primero de todo, debes saber que el contador eléctrico registra tu consumo de forma acumulativa (es decir, va acumulando todo el consumo que ha habido en el inmueble) y, en el caso de los contadores analógicos, lo verás en el dial que hay en el contador. En el caso de los contadores digitales, el consumo se muestra en la pantalla y, como comentábamos, la lectura se manda cada hora a tu distribuidora.

Como ya debes saber, desde el 1 de junio de 2021 todas las tarifas eléctricas tienen discriminación horaria, por lo que tener un contador digital es imprescindible para mandar lecturas precisas a tu distribuidora que muestren tu consumo real y no estimado.

Si tienes un contador de luz analógico deberás proporcionar tú las lecturas o un técnico las tomará por ti


¿Pero qué ocurre si tengo un contador analógico y una tarifa variable?

Buena pregunta. Aunque la realidad es que la cantidad de contadores analógicos a día de hoy es mínima y cada vez se va reduciendo más, si tienes un contador analógico no hay forma de saber si tu consumo se ha realizado en horas punta, valle o llanas. 

Como comentábamos anteriormente, la lectura de un contador analógico o la ofreces tú a tu distribuidora o la toma un técnico, por lo que es imposible determinar en qué horas ha tenido lugar ese consumo para clasificarlas en los distintos tramos. Por ello, si tienes un contador analógico se te realizará un perfil de consumidor en base a los metros cuadrados de tu hogar, tu potencia contratada y el uso que le des a la vivienda. Estos perfiles cambian cada día y se establecen para poder estimar tu consumo (en este BOE puedes conocer en más detalle cómo funciona).

Si tienes una tarifa fija en la que el precio por kW es el mismo en cada tramo, no tienes que preocuparte porque a tu distribuidora sólo le interesa la cifra de consumo. Pero si no es tu caso, es importante que cuentes con un contador digital para evitar estimados que puedan encarecer tu factura de luz innecesariamente.

¿Puedo comprar mi propio contador de luz?

Sí. Un contador de luz digital cuesta sobre los 200-300€, pero tendrás que ponerte en contacto con tu distribuidora para que asigne ese contador a tu número CUPS, para así no cobrarte el alquiler del mismo.

Y ya que hablamos de contadores digitales, ¿por qué no piensas en una compañía de luz también digital?

Ya sabes que todos los contadores están pasando a ser digitales y sólo una minoría siguen siendo analógicos. ¿Por qué no piensas del mismo modo con tu compañía de luz? Pásate a una compañía de luz que te cuente las cosas como son, sin tapujos.

En Chippio somos eso mismo. Una compañía 100% transparente, 100% verde y 100% digital. Nuestra Tarifa Transparente es una tarifa variable que te ofrece energía a precio de coste (al precio al que nosotros la compramos) y una Hora Gratis de luz cada día que puedes acumular y descontar de la factura que quieras. 

Siempre sabrás a qué precio estás pagando la luz que consumas (de hecho, desde nuestra app podrás ver información del precio de la luz a tiempo real) y te olvidarás de márgenes añadidos al precio de la luz. Además, te avisaremos si el precio sube o baja drásticamente para que puedas controlar tu consumo.

Sabemos que probablemente te estés preguntando dónde está la trampa, pero no la hay. Nuestro único beneficio de tu tarifa es nuestra cuota mensual de 3,90€/mes. 

Una victoria más sobre las grandes compañías eléctricas que te cuentan lo que quieres oír pero no lo que realmente te terminará beneficiando. En Chippio pensamos que engañarte no serviría de nada, y que nada puede batir a la unión de un/a consumidor/a informado y una compañía de luz transparente y económica.

Descarga la app de Chippio y revoluciónate contra tu factura de luz. ¡Solo por hacerte cliente Chippio ganarás 50 Horas Gratis! Y sin permanencia.

No te pierdas nuestros otros artículos en el blog y descubre más consejos y recomendaciones para entender tu factura de luz y ahorrar más :)

Artículos relacionados

¿Quieres ahorrar?¡Empieza hoy mismo!

Chippio - Chippio app