clock

5

min lectura

Lo que debes saber sobre las tarifas de luz fijas

Especialmente en épocas con grandes subidas en el precio de la luz, las comercializadoras eléctricas tienden a bombardearnos con esas tarifas que te ofrecen “tranquilidad” y “menos preocupaciones”: las tarifas fijas de luz.

Como ocurre siempre, ni todo es tan malo ni todo es tan bueno, y muchas veces tendemos a confiar en este tipo de tarifas que no siempre nos ahorran preocupaciones.

Por eso, en este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre las tarifas de luz fijas: cómo son este tipo de tarifas, cuáles son sus pros, sus contras, y las cosas que no se suelen contar sobre ellas.

¿List@?

¡Empezamos!

¿Qué es una tarifa de luz fija?

Una tarifa de luz fija es aquella que tiene un precio fijo por cada kWh en cada uno de los tramos (punta, llano y valle). De este modo, con las tarifas fijas tu factura no se ve impactada por las fluctuaciones del mercado de la luz mientras tu contrato esté en vigencia.

Los precios por kWh de las tarifas fijas están determinados por cada comercializadora del mercado libre, que los plasma en un contrato con una duración determinada. 

Mientras dicho contrato esté en vigor, los precios por kWh se mantendrán a menos que éste se termine y/o que la comercializadora decida aplicar cambios en sus tarifas.

¿Qué ganan las compañías de luz con las tarifas fijas?

Las ganancias de las tarifas fijas están en los márgenes que las compañías de luz aplican en el precio que te ofrecen. Te explicamos en más detalle.

El precio de la luz en el mercado español fluctúa a diario, hora por hora. Es decir, cada hora tiene un precio determinado por kWh, y estos precios se fijan el día antes en el mercado.

Pues bien, las tarifas fijas, al ofrecer un mismo precio sea cual sea la hora, se benefician de los momentos en los que el precio está más bajo para ganar márgenes bastante altos y así sacar beneficio de ello.

Vamos a poner un ejemplo muy sencillo:

Imaginemos que tienes una tarifa de luz fija en la cual el precio del kWh es de 0,29300€/kWh.

Esto quiere decir que, sea cuál sea la hora en la que consumas luz, pagarás ese precio por cada kWh que consumas.

Ahora imaginemos que para hoy…

  • El precio de la luz de las 12h a las 13h en el mercado eléctrico es de 0,02820€/kWh
  • El precio de la luz de las 21h a las 22h es de 0,31644€/kWh

Como puedes ver, tu compañía eléctrica está ganando hasta 0,2648€/kWh de margen entre las 12h y las 13h, y sólo perdiendo 0,02344€/kWh en un periodo punta como es el de las 21h-22h.

Ahora extrapola este ejemplo a la mayor parte del día… Y piensa en qué va a ocurrir si los precios en el mercado bajan. 

Correcto, estarás pagando aún más márgenes a tu compañía de luz. Mientras que si suben en exceso, tu compañía querrá regularizar los precios de nuevo para ajustarse a la realidad.

Ten en cuenta que estas compañías eléctricas tienen estudios muy extensos sobre el precio de la luz y, pese a que no pueden predecir cómo será éste en el futuro, sí tienen suficientes datos para poder determinar uno que les sea beneficioso.

Todas ellas saben que habrá periodos en concreto en los que podrían perder algo, pero también son conscientes de que lo recuperarán con creces en los periodos en los que el precio de la luz sea mucho más bajo.

La desventaja de las tarifas de luz fijas

Como ves, las tarifas de luz fijas se aprovechan de la aparente tranquilidad que da el hecho de pagar un mismo precio de la luz sea cual sea la hora, aunque como has podido ver esto a la práctica no significa que te ayuden a ahorrar.

Es este desconocimiento del funcionamiento del mercado eléctrico español el que hace que muchas familias españolas se decanten por las tarifas de luz fijas cuando en realidad no es lo que les beneficia especialmente.

Además, muchas de estos tipos de tarifas incluyen permanencias que pueden anclarte a precios muy altos, más aún si el mercado termina estabilizándose o bajando (recuerda que aunque éste baje drásticamente seguirías con el compromiso de tener que pagar la luz al precio fijado por contrato, incluso si este es mucho más alto que el real).

Una tarifa de luz fija es aquella que tiene un precio fijo por cada kWh en cada uno de los tramos (punta, llano y valle)

¿Cuándo me conviene una tarifa fija?

Hay un escenario en el que podría convenirte una tarifa fija: si deseas sí o sí tener certeza del precio que estás pagando aunque eso signifique pagar la luz a un precio superior.
Es posible que debido a tus hábitos de consumo quieras tener la absoluta certeza del precio al que pagarás la luz. Entonces puede convenirte una tarifa fija.

Recuerda que, pese a tener un precio fijo en tu tarifa de luz, si los precios se mantienen muy altos durante muchos meses tu compañía de luz querrá ajustar precios porque muy probablemente estará perdiendo dinero. Y es bastante probable que si no te das cuenta en el momento de que el cambio aplique no puedas salir, debido a una política de permanencia.

Pese a lo que se suele pensar, sí es legal aplicar una cláusula de permanencia en las compañías de luz y gas, aunque éstas deben cumplir dos limitaciones:

  • Los contratos no pueden tener una permanencia superior a un año
  • En caso de que el cliente cancele el contrato, la penalización no podrá superar el 5% del precio total de la factura anual.

Así que como ves, ligarte a una tarifa fija puede salirte más caro de lo que esperabas.

La alternativa a las tarifas de luz fijas: las tarifas variables

Lo contrario a las tarifas de luz fijas son las tarifas variables.

Este tipo de tarifas, entre las que se incluyen las famosas tarifas PVPC o tarifas reguladas, ofrecen la luz al precio que marca el mercado español. Su nombre proviene del hecho de que como hemos comentado el precio varía cada hora de acuerdo con el mercado, y su gran ventaja es que prácticamente nunca llevan márgenes añadidos en el precio.

Es por eso que las tarifas variables suelen ser la mejor opción para ahorrar a largo plazo en la gran mayoría de casos, porque aunque el precio suba y pagues puntualmente más, no será ese el caso en la gran mayoría de ocasiones.

Si a este tipo de tarifas le sumas buenos hábitos de consumo (concentrando tu gasto eléctrico en las horas llanas y valle, es decir, las más baratas), es básicamente imposible que te salgan más caras que una tarifa fija.

Nuestra Tarifa Transparente tiene lo mejor de una tarifa variable

En Chippio ofrecemos una tarifa variable a precio de coste, por ejemplo. Esto significa que pagarás la luz al precio que tiene, sin márgenes añadidos en él; al mismo precio que la compramos nosotros. Como si compraras la fruta directamente del agricultor en vez de hacerlo en el supermercado.

Como ahora sabes, con las tarifas variables es importante que sepas el mejor momento para consumir, por eso no solo podrás ver el precio de la luz en tiempo real, sino que también te avisamos si hay subidas o bajadas importantes para que controles tu consumo.

Además, ganarás 1 Hora Gratis cada día (y 50 más por hacerte cliente) que podrás acumular y descontar cuando quieras, así podrás ahorrar aún más en épocas en las que preveas un consumo mayor.

Lo único que nos llevamos de tu tarifa son 3,90€/mes, nada más. No ganamos más si consumes más, y tampoco ganamos más si el precio de la luz sube. Creemos que es la forma más sincera de demostrar que queremos que ahorres: ganando siempre lo mismo.

Puedes probarnos sin ningún tipo de compromiso a través de nuestro Modo Invitado y hacerte cliente en sólo unos pasos y, si no te convence, irte cuando quieras porque no tienes permanencia.

Conoce más sobre nuestra Tarifa Transparente aquí.

¿Y tú? ¿En qué tipo de tarifa estás?

whats up iconfacebook icontwitter iconLinkedIn iconLetter icon